La coperacha
Quiénes Somos | Contacto Facebook   Twitter
Buscador

banner-imagen
 
 
Reportajes
 
 
Cooperativa Cocoveg cumple dos años de hacer cocina vegana
Comenzó como un taller de cocina, hoy es un proyecto autogestivo que guisa en el corazón de la colonia Obrera.

Redacción La Coperacha
Ciudad de México // 5 de noviembre de 2017

Hace unos años dentro del hackerspace El Rancho Electrónico organizó un taller dominical de comida vegana. Luego de algunas sesiones la instructora se vio imposibilitada de seguir el taller por lo que sus asistentes decidieron seguir de manera autodidacta y buscaron nuevas recetas para preparar menús para sí mismos.

Bajo los mismos principios del Software Libre (SL), decidieron aplicar en el conocimiento culinario la libertad de usar recetas, estudiarlas, mejorarlas, y propagarlas. Así, lo que comenzó como un taller de cocina vegana derivó en proyecto autogestivo cooperativo que hoy guisa en el corazón de la colonia Obrera.

“Comenzamos a trabajar un sitio electrónico de cocina y ahí documentamos las recetas bajo la idea de que la cocina tiene los mismos principios del Software Libre”, explica Alma, una de las integrantes de Cocoveg.

Ensayos
Con los resultados y la experiencia de un año del taller decidieron dar el siguiente paso en este tipo de cocina que se distigue por no utilizar productos de origen animal. “Nos gustó mucho el proceso y decidimos continuarlo como una forma de vida”. Luego vino la posibilidad de formar la cooperativa y de rentar un espacio.

Su prueba de fuego fueron algunos eventos como el Festival de Instalación de Software Libre, y algunas fiestas con un número importante de gente. Así, poco después Cocoveg abrió sus puertas y puso la mesa en el número 76 de la calle Torquemada en la colonia Obrera.

Dos años de cocina vegana
La cooperativa Cocoveg cumple dos años de hacer cocina vegana y abre sus puertas de lunes a sábado y ofrece un menú accecible y con una diversidad de recetas. “Inicialmente nuestros clientes era gente que nos conoce, personas que han estado en los espacio en los que hemos estado nosotros”, explica Alma.

La colonia Obrera es una zona en donde la actividad gira al rededor de las impresiones y en la que “es muy difícil comer algo decente”. “Terminas comiendo garnachas todos los días, te comes cualquier cosa, entonces esto que hacemos es muy importante, incluso para nosotros se volvió la base de nuestra alimentación”.

Un esfuerzo que hacen es que la gente del barrio asista, para ello hacen brigadas de difusión y “poco a poco va llegando gente de aquí, que es la gente que nos interesa que vaya, ya hay varios clientes que van a comer diario y algunos ocasionales”.

Organización
En Cocoveg la mayoría de sus integrantes tienen otra fuente de recursos económicos, por eso tienen una organización que garantiza a sus integrantes tiempo para sus quehaceres independientes.

Están organizados en varios turnos y el trabajo se diversifica en los diferentes procesos como difusión, mantenimiento, trabajo administrativo, talleres entre otras. Sus horarios al público es de lunes a viernes de 11 de la mañana a 7 de la tarde, y sábados de 1 de la tarde a 7.

En el tiempo que lleva el trabajo de Cocoveg, aunque hay un núcleo estable por este proyecto han pasado varias personas. Alrededor de la cooperativa existen varios colaboradores que simpatizan con el proyecto y van aprendiendo sobre cocina vegana.

Una de las prestaciones que está garantizada para sus miembros es la alimentación, el menú de las personas está garantizado durante toda la semana.

Apoyo mutuo
La ayuda mutua, el trabajo con otros colectivos y organizaciones son parte habitual de Cocoveg. En la actualidad comparten una parte del espacio con La ardilla manca, un proyecto que proviene del Chanti Ollin, espacio autogestivo desalojado el año pasado.

Los murales que ilustran el comedor han sido un intercambio con los artistas a quienes otorgaron el menú por un tiempo como retribución.

Además han echado andar una tienda con productos de pequeños productores y colectivos. De esta forma promueven el comercio en red y de forma directa. Dentro de la tienda se pueden encontrar desde cigarros de flores, productos de salud como pasta de dientes, desodorantes y shampús, hasta pan, trufas, amaranto, miel y mezcal rebelde.

Comer vegano
La principal aportación para sus integrantes es su alimentación saludable. Aunque el reto mayor es que la propia comunidad de la Obrera lo haga suyo. Por que al final “la diferencia entre comer vegano y no vegano, se nota”.



La Coperacha

 
 
Ver más Noticias
 
   
 
 
 
Aliados
 
 
v
 
La vereda sustentable
Nueve multinancionales las principales responsables de contaminar el océano con envolturas plásticas.
Pixel velado

Mayas guardianes de la biodiver ...

La población maya forja su vida en comunión con la naturaleza. En Hopelchén, Campeche, defiende la selva, la apicultura y en particular a la ancestral abeja melipona. Practican el ...

No dudes y síguele!
De lengua un taco

Tejido de monedas para relanzar el nuevo caminar

La moneda comunitaria en todos los espacios de la vida: la económica, la política y la social, dice Jesús Ramírez de la moneda Macondo

No dudes y síguele!
 
Donaciones Haz La Coperacha con nosotros
 
Por si te pierdes...
  Inicio     Pixel Velado
  Nos Videamos     G-50
  Talacha Informativa     Quiénes Somos
  Radio Coperacha     Contacto
 
Obtèn la mejor navegaciòn en Google Chrome
Facebook Twitter