Las Amayuelas de Abajo, de pueblo fantasma a municipio ecológico en España

Orientado hacia la soberanía alimentaria, en esta comunidad “entienden que la sociedad no puede vivir de espaldas al campo”.


Redacción La Coperacha
Ciudad de México// 9 de enero de 2015

Rescatado de la desertificación demográfica, el pueblo español Las Amayuelas de Abajo, es hoy un ejemplo de desarrollo sostenible, donde la ecología y el progreso social se han vuelto una realidad que desmitifica la idea de “progreso industrializado” y abre una oportunidad para superar la migración.

Localizado en el municipio de San Cebrián de Campos, a su paso por la provincia de Palencia, España, Las Amayuelas de Abajo padecieron la misma historia de abandono que cientos de pueblos en el conjunto del Estado Español.

La retirada de sus habitantes se originó por la llegada de las nuevas tecnologías en la agricultura local y su tendencia al monocultivo de cereal, alejamiento que se agravó por la incorporación de España en 1986 a la Unión Europea y la aplicación de la Política Agraria Común.

“Primero marcharon los más jóvenes, después incluso los viejos…la escuela cerró, el pueblo pasó a depender de otro pueblo. Amayuelas de Abajo, a 30 km de Palencia, quedaba abandonado”, describe Melitón López Martín, miembro del proyecto Amayuelas de Abajo.

Afortunadamente este pueblo fue refundado en los años 90 con la llegada de “personas comprometidas y comprometidos con la causa de Un Mundo Rural Vivo”, de acuerdo a su descripción en el sitio web “amayuelas.es”.

Lograron convertir este pueblo fantasma en un verdadero municipio ecológico a partir de un manejo integral del territorio, reavivar los espacios habitables y generar empleos verdes.

Orientado hacia la soberanía alimentaria, en esta ecomunidad “entienden que la sociedad no puede vivir de espaldas al campo, y que es una irresponsabilidad abandonar los pueblos”.

Refirman la raíz geográfica
En los años noventa, un grupo de personas afines al movimiento campesino y cultural de la Comarca de Tierra de Campos se comprometió a trabajar en este pequeño núcleo rural y se lanzó en la búsqueda de métodos de producción agrícola respetuosos con el medio ambiente.

“Se trataba de redescubrir las potencialidades de la producción cuando ésta se realiza haciendo un uso correcto y legítimo de los recursos del territorio”, explica Jerónimo Aguado, “Jeromo”, impulsor del proyecto. Dinámica con la cual se abrían nuevas posibilidades de empleo en su pueblo, dice Jeromo. De esta manera, recuerda, se consiguieron “más de 20 trabajos fijos, 50 temporales y asentamiento de población”.

Esta organización comprometida con el desarrollo social y ambiental, despliegan su trabajo colectivo desde el Centro de Investigación y Formación en Actividades Económicas Sostenibles (CIFAES) en la Universidad Rural Paulo Freire (URPF), ubicada en la comarca en Tierra de Campos. El centro es una asociación sin ánimo de lucro que ha permitido articular iniciativas y proyectos que apuestan por un desarrollo rural integral, sostenible y solidario.

La experiencia en Amayuelas de Abajo comenzó al transformar una casona del siglo XVIII en albergue. El restaurante y albergue “El patio de Amayuelas” ha conservado todos los elementos originales posibles.

En este núcleo se desarrollaron otras actividades económicas sostenibles, ecológicas y con la virtud de arraigar vecinos. El colectivo define al pueblo como “un municipio ecológico” cuyo reto ha sido “generar pequeñas actividades económicas, sociales y productivas, aprovechando los recursos locales ociosos y siendo a su vez muy respetuosos con el medio natural”.

Dentro de los proyectos productivos se encuentra una panadería al interior del albergue, donde se construyó un horno de leña, en el que se produce de forma artesanal y se complementa el servicio de comidas.

También administran la llamada “Finca Las Barrializas”, extensión de 12 hectáreas de superficie donde trabajan la agricultura y ganadería orgánica, proporcionando hortalizas, huevos y carne de cordero y de pollo, como alimentos sanos con cualidades nutritivas. Producción que realizan con los mínimos costos energéticos, buscando mantener y mejorar los ecosistemas además de usar semillas y razas autóctonas.

Otro anexo al albergue es el matadero de aves, autorizado como matadero ecológico por el CAECyL (Consejo de Agricultura Ecológica de Castilla y León).

La dinámica de trabajo de CIFAES ha supuesto la creación de pequeñas iniciativas laborales; el asentamiento de un grupo de jóvenes procedentes del mundo urbano; la creación de servicios locales comunitarios e innovadores; la puesta en práctica de otras formas de trabajar la tierra y ganado, produciendo alimentos saludables; la apertura de diferentes líneas de investigación como la construcción con tierra usando técnicas sostenibles como el manejo de adobe, los entramados, el bloque de tierra compactada y los enfoscados, otros temas importantes son la gestión integral de los residuos urbanos y el rescate de semillas y razas locales, frente al monopolio y la privatización de la biodiversidad que están imponiendo las trasnacionales de la agroalimentación.

¡Y con universidad del mundo rural!
La comunidad de Amayuelas de Abajo además tiene un punto de apoyo científico en la Universidad Rural Paulo Freire.

Desde la universidad pretenden aportar en lo educativo a la necesidad de cambio de rumbo para la sociedad actual y especialmente la rural. La universidad es el resultado de un proceso de resistencia y de toma de conciencia del valor de la cultura rural, explican.

Dentro de los objetivos del centro universitario está el recuperar la cultura campesina, considerada por ellos como la base de la ecología desde la cual se mantiene y mejora la riqueza de la tierra, viviendo con escaso consumo, conservando antiguas maneras de producir sin renunciar a técnicas modernas, haciendo de la tierra y de su trabajo una escuela para la vida.

Este proyecto fue considerado en el 2014 por la REAS (Red de Redes de Economía Alternativa y Solidaria) como una iniciativa destaca por su contribución al avance transformador.

La Coperacha

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deja un comentario
Por favor ingresa tu nombre