Grandes bancos discriminan al sector social

0
114

Sin mediar argumento jurídico Bancomer, Banamex, Santander y HSBC han cancelado más de mil cuentas a cooperativas.


Redacción La Coperacha
Ciudad de México // 11 de febrero de 2014

La semana anterior circuló en varios medios informativos de Puebla la noticia de que 130 cuentas bancarias de cooperativas de ahorro y préstamo habían sido congeladas bajo el argumento de aplicar políticas internas contra el lavado de dinero.

Así lo dio a conocer el asesor financiero Eduardo Chávez Apango, quien también funge como directivo de la sociedad financiera de objeto múltiple (Sofome), Financiera Forjadores.

La medida tomada por los bancos nada tiene que ver con los plazos de regulación de las cooperativas de ahorro y préstamos, pues lo mismo han cancelado cuentas de cooperativas no certificadas como autorizadas por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

“Hay diversas modalidades de cómo han hecho esto. A veces te mandan decir por escrito que tienes que retirar la cuenta y a veces de manera unilateral, sin que vaya un aviso de por medio te cancelan la cuenta, te percatas cuando te presentas a hacer una operación”, explica para La Coperacha, Rafael Martínez Ponce, representante de Alianza Cooperativa Nacional.

Los ganones
De acuerdo a las fuentes consultadas cuatro son los bancos que han utilizado esta práctica de cancelar las cuentas de las cooperativas: Bancomer, filial del banco español Bilbao Vizcaya Argentaria; Banamex, filial de Citigroup; Santander, filial del conglomerado español del mismo nombre; y HSBC, filial de un corporativo internacional con sede en Hong Kong.

Y son justamente estos cuatro bancos, los que a pesar de la situación económica del país, resultaron los verdaderos ganones del 2013, pues la CNBV reportó hace una semana que éstos obtuvieron ganancias netas de 68 mil 232 millones de pesos, lo que equivale al 63.71% de las utilidades obtenidas por el conjunto de todos los bancos que operan en nuestro país.

Sin argumento
Las cancelaciones más que enfocadas a combatir el lavado de dinero parecen atender a una política del modelo de negocios de los propios bancos, señala Martínez Ponce.

“Ellos (los bancos) no han querido fundamentar ni motivar (las cancelaciones), cuando se les pide ante notario que digan el porqué sólo se limitan a decir que así conviene a los intereses del banco”, agrega.

Alcona posee información que desde 2013 a la fecha se han cancelado más de mil cuentas bancarias de diversas cooperativas, sin importar si están certificadas o no.

Por su parte Chávez Apango calcula que a la fecha se han cancelado más de 5 mil cuentas de cooperativas de ahorro que generan más de 20 mil fuentes de empleo.

En un encuentro con cooperativas, Sofomes y la propia Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), la CNBV señaló que no había ningún sustento para que cualquier banco negara el servicio a cooperativas o Sofomes.

Y si los bancos querían justificar la medida con el tema del lavado de dinero, la CNBV dejó en claro que “donde se estaban encontrando los problemas del lavado de dinero era en los bancos y no en las cooperativas ni en las Sofomes”, señala el representante de Alcona.

Un antecedente de lavado de dinero en los bancos, fue el que tuvo que reconocer HSBC en 2012, cuando aceptó pagar la multa “histórica” por mil 900 millones de dólares en Estados Unidos, aunque en nuestro país sólo pagó un monto máximo de 379 millones de pesos.

Rasuran parejo
El hecho de que los bancos hayan decidido cancelar las cuentas entraña el riesgo de excluir del sistema financiero nacional al sector social de la economía.

Como ha afirmado Rafael Martínez Ponce, no sólo a las cooperativas de ahorro y préstamos les cancelan la cuenta sino también a las de servicios, es decir, rasuran parejo.

El banco HSBC en diciembre del año pasado canceló la cuenta a la cooperativa de salud Panamedica sin mediar aviso y sin argumento, sólo comunicó al momento de realizar una operación bancaria que estaban haciendo una depuración, afirma la presidenta de la cooperativa, la psicóloga Sofía Jiménez Rojas.

“Esto es muy riesgoso porque estamos hablando de los que tienen la concesión del sistema de pagos en el país”, señala Rafael Martínez Ponce. “Hay un problemón tremendo porque quedas a la deriva”, agrega.

Las cancelaciones han afectado a cooperativas grandes con cuentas de 100, 200 o hasta 300 millones de pesos, como el caso de Sinvacrem en Oaxaca, afirma Martínez Ponce.

La alternativa
Las cooperativas afiliadas a la Confederación de Cooperativas de Ahorro y Préstamo de México (Concamex), así como las del Alcona y las Sofomes esperan que los bancos ofrezcan una respuesta sobre las cancelaciones de cuentas para más tardar este mes.

“Si esto no ocurre haremos una campaña para avisar a nuestra gente que empecemos a dejar de operar en estos bancos, que saquemos nuestras cuentas de ahí, que cancelen las tarjetas de nómina, las tarjetas de crédito, cuentas de cheque y ver que la autoridad haga algo”, adelanta el representante de Alcona.

En lo que esto ocurre, Banorte ha sido el único banco que se ha comprometido públicamente a no negar el servicio a las cooperativas ni Sofomes, concluye el cooperativista.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deja un comentario
Por favor ingresa tu nombre