Comunidades mantienen suspendidas las obras del Corredor Interoceánico en cinco municipios mixes

Foto: Raquel Ortiz

Olla de presión en la zona norte del Istmo por actores externos y elecciones: Ucizoni.

Autoridades comunitarias y agrarias de 17 comunidades de cinco municipios mixes en la zona norte del Istmo en Oaxaca, mantienen sus resolutivos de impedir los trabajos de rehabilitación de vías para el Corredor Interoceánico.

Durante la última asamblea comunitaria, celebrada el domingo 22 de febrero en Rincón Viejo, informaron que las obras siguen detenidas del Ejido El Zarzal hasta Mogoñé, en tanto no reciban la información completa del Plan Maestro del proyecto y se resarzan demandas históricas de los pueblos, como conflictos agrarios, de agua y salud pública.

Los habitantes de los municipios Matías Romero, Ixtaltepec, San Juan Guichicovi, El Barrio de la Soledad y Santa María Petapa, señalaron que han identificado que serán afectadas directas 280 familias en dicha zona.

En estos lugares los trabajadores de las empresas Diamante y Peninsular, la última propiedad de Jorge Hank Rhon, fueron corridos por pobladores porque no pidieron permiso a las autoridades comunitarias ni fueron tomados en cuenta durante la consulta indígena de 2019, que calificaron de simulación.

“La zona norte del Istmo es una olla express y en cualquier momento va a estallar”, describió Carlos Beas, integrante de la Unión de Comunidades de la Zona Norte del Istmo (Ucizoni), organización que ha impulsado la resistencia al Corredor Interoceánico en dicha región de Oaxaca.

Con la llegada de actores externos, empresas, crimen organizado, gente del actual gobierno y el inicio del tiempo electoral, los ejidos se han visto divididos, algunos han impedido los trabajos del megaproyecto, pero otros los han permitido, al beneficiarse con la venta de material pétreo para las obras, explicó.

Añadió que la principal división ha ocurrido a partir de ofrecimientos económicos, una campaña de desinformación sobre un supuesto desarrollo y un imaginario arraigado con el viejo tren de Matías Romero, donde los pobladores podían transportar sus frutos y ofrecer sus mercancías.

Otro de los conflictos que ha traído el Corredor Interoceánico es el paro de trabajadores de la empresa Mecano, encargada de la construcción de un rompeolas en Salinas del Marqués, donde se piensa ampliar el puerto de Salina Cruz. Ahí un trabajador se accidentó y al tratar de atenderse se percató que él ni ningún otro tenía seguridad social.

Notas relacionadas:

Corredor Interoceánico se basa en cifras inverificables: Auditoría Superior de la Federación

Comunidades del norte del Istmo de Oaxaca bloquean trabajos del Corredor Interoceánico

Las primeras afectadas del Tren Transístmico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deja un comentario
Por favor ingresa tu nombre