Campo mexicano y cooperativa Pascual, sinergia de ayuda mutua

Foto: José Luis López López

“Lulús” y “Patos” felicitan a los agrónomos en su día.

Más de 50 grupos de productores del campo, entre ellas cooperativas, nutren anualmente con miles de toneladas de frutas a la cooperativa Pascual. Ofrecen la materia prima con la calidad marcada por las normas mexicanas, que se plasma en el lema “fruta en tu bebida”.

Desde hace décadas, una de las relaciones más importantes de Pascual es con el campo mexicano. Así lo reconoce el cooperativista José Luis López López, responsable de abastecer de fruta para todas las bebidas que producen, quien añade que existe un beneficio mutuo, pues la cooperativa recibe fruta de calidad y garantiza la compra de toda la cosecha a pesar de que existan riesgos como los temporales.

De origen obrero
José Luis López viene desde abajo, entró como obrero general en el área automotriz en 1986, cuando la cooperativa apenas daba sus primeros pasos. Luego de 20 años al frente del taller automotriz en la Planta Norte del entonces DF, llegó a San Juan del Río, Querétaro, donde se recibe y procesa la fruta. Ahí lleva ocho años como responsable de la relación de Pascual con los productores y el campo.

José Luis gusta de ir al campo, con los productores, revisa las cosechas, las bitácoras, comprueba que los procesos de producción se apegan a las normas, realiza los acuerdos comerciales y da seguimiento a todo el proceso.

Toneladas de ayuda mutua
Con los productores que son cooperativas, Pascual sostiene de inicio una relación de asesoría de gestión en este modelo de economía social, ya cuando éstas caminan solas, la relación es pareja, se llega a un acuerdo y se garantiza el pago. El beneficio para los campesinos es que no malbaratan las cosechas con intermediarios.

En un solo año Pascual puede comprar 22 mil toneladas de mango y 15 mil toneladas de guayaba. El mango proviene de entre 20 y 30 productores de los estados de Guerrero, Oaxaca, Veracruz, Chiapas, Colima, Nayarit y Sinaloa. La guayaba proviene de 15 productores de Michoacán, Aguascalientes y Zacatecas.

El resto de frutas que le surte el campo mexicano a la cooperativa refresquera es durazno, manzana, fresa y tamarindo. La guanábana se adquiere directamente como pulpa.

Una vez que llega la fruta fresca, de temporada, se procesa en la Planta de San Juan del Río, se convierte a pulpa, se envasa al alto vacío y se pasteuriza para tener un margen de durabilidad y producción de un año.

Los residuos de la fruta también sirven. La Planta de Pascual los retorna de manera gratuita a los procesos agrónomos. Salen los tráileres llenos con residuos orgánicos que se vuelven composta o alimento para animales de campesinos locales.

Día del Agrónomo
El 22 de febrero se festeja en México el Día del Agrónomo, es también el día en que se inauguró la entonces Escuela Nacional de Agricultura (1854), hoy Universidad Autónoma de Chapingo, el principal semillero de agrónomos del país y sede de la Feria Nacional de la Cultura Rural, donde Pascual es el único patrocinador.

José Luis López López reconoce y agradece el trabajo de las personas agrónomas, campesinas, productoras, y de todas quienes participan de los procesos de los cultivos de frutas: “Un abrazo fraternal de la cooperativa Pascual, comprometida con el campo, con el apoyo de los agrónomos que benefician al ser humano”.

Foto: José Luis López López

Notas relacionadas:

La cooperativa Pascual impulsa la convergencia del sector social de la economía: Salvador Torres

Ante la pandemia el campo es nuestra esperanza: Centro Indígena Flor y Canto

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deja un comentario
Por favor ingresa tu nombre