Un año de fomento cooperativo en la ciudad

El secretario del Trabajo se despide con este balance.


Redacción La Coperacha
Ciudad de México // 24 de septiembre de 2013

Navarrete
El responsable de las políticas públicas que tienen que ver con el empleo y con las cooperativas en la Ciudad de México, Carlos Navarrete, ha manifestado reiteradamente sus aspiraciones por dirigir su partido, el PRD.

La semana previa a la entrega del Primer Informe de Gobierno en el DF, Navarrete señaló a dos diarios de circulación nacional que su renuncia al cargo de secretario del Trabajo y Fomento al Empleo (STyFE) capitalino ocurriría a finales de este mes, es decir, en los siguientes cinco días.

Antes de su despedida Navarrete concretaría 4 acciones: el portal del empleo en la ciudad, la entrega de un seguro de desempleo a 4 mil 500 trabajadores agrícolas, la instalación de un comité para la regulación del comercio ambulante y la entrega de recursos a cooperativas.

En materia de cooperativismo a Navarrete le tocó “destrabar” la entrega de recursos del programa de Fortalecimiento a Cooperativas 2012, luego de un par de reuniones en principio ríspidas con los cooperativistas.

También queda pendiente antes de su partida, la entrega de recursos públicos para 122 cooperativas en el marco del programa de Fortalecimiento 2013.

Mancera
El doctor Mancera, el jefe de Gobierno del DF, tuvo varias prioridades antes de las cooperativas en su Primer Informe de Gobierno.

Aunque resaltan los números que aportó en materia de empleo donde se señala que se generaron 90 mil 458 nuevos empleos formales, uno de cada cuatro a nivel nacional, Mancera se refirió al tema de las cooperativas sólo en un par de párrafos; en la página 109, en el capítulo Capital en Desarrollo, se lee:

“Con las acciones adicionales se lograron 250 asesorías para la constitución de sociedades cooperativas, 400 para la elaboración de proyectos al Programa para la Promoción, Fortalecimiento e Integración Cooperativa 2013, 80 para formación fiscal, 8 para proveeduría al GDF, 65 para la elaboración de actas constitutivas, 20 talleres de Fomento Cooperativo con funcionarios de diferentes demarcaciones.

“Asimismo, se vinculó a 420 personas a cursos de capacitación de formación de empresas cooperativas, 3 expo-cooperativas, destaca que con el apoyo de las oficinas para México y Cuba de la Organización Internacional del Trabajo, se desarrollaron 3 talleres con la participación de 60 personas que fueron capacitadas en la metodología de la OIT”.

Luego, el informe menciona los programas donde se realizaron dichas acciones de fomento cooperativo, el de Impulso a la Economía Social; el de Fortalecimiento, así como el Capacites, y nada más.

El Fortalecimiento
La carta fuerte de la STyFE en materia de cooperativismo es sin duda el programa de Fortalecimiento. En la edición del 2012 se entregaron 14 millones 719 mil pesos a 105 cooperativas y en el presente año se contempla beneficiar a 122 organizaciones cooperativistas con 20 millones.

Para la titular de Promoción al Empleo, Graciela Rojas, este programa contribuyó a la consolidación de más de mil 400 empleos por medio de la tecnificación en sus procesos de producción, distribución y comercialización.

De acuerdo a una encuesta elaborada por la STyFE con las cooperativas beneficiadas, el 84 % señala que “el apoyo cumplió con las expectativas al interior de la cooperativa”, puesto que se motivó la creación de empleos dignos y se impactó positivamente a nivel comunitario.

Cooperativas
Para el académico de la UACM especializado en cooperativismo, Ignacio Carbajal, este primer año se puede calificar con un “empezaron bien porque hay la voluntad”.

A pesar de haber recibido bajos recursos para el fomento cooperativo y en consecuencia no realizar encuentros internacionales como en años anteriores, Nacho Carbajal, agrega que fue importante continuar con el programa de Fortalecimiento.

“Algo que me pareció bueno (de la evaluación para asignar recursos del programa) es que cuando había alguna duda sobre algún proyecto, (las autoridades) le hacían una visita para ver con qué contaban, si estaba funcionando, si estaba la gente y eso nos daba elementos a los del comité evaluador”.

Sobre la desincorporación del programa “Qué buena puntada”, que asignaba recursos a grandes cooperativas textiles, Carbajal señala que no funcionaba del todo bien.

“No todos tenían conciencia cooperativa, había liderazgos cooperativos que se aprovechaban de la gente que estaba en el programa, les daban trabajos muy esporádicos y el volumen de trabajo no justificaba la existencia de la cooperativa”, desmenuza el académico. “Eso pasa cuando hay programas que surgen desde arriba y no de la inquietud de los propios cooperativistas, como que tienden a no operar bien”, remata.

Para Nacho Carbajal la STyFE debe continuar con el Fortalecimiento y complementarlo con capacitaciones técnicas a cooperativas y a gente que quiera formar cooperativas.

“Las mismas cooperativas deberían supervisar el surgimiento de nuevas cooperativas que nada más lo hacen para aplicar al recurso, puede que atrás haya gestores que vayan nada más por la lana, no tanto por la idea de formar cooperativas sino por el recurso, eso ha desprestigiado al movimiento”, concluye.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deja un comentario
Por favor ingresa tu nombre