Grupo Aeroportuario de la CDMX y Conagua incurren en delito al desecar lago por NAICM

Eliminar este hábitat provocaría la muerte de aves migratorias y por las dimensiones se puede hablar de ecocidio


Foto: obrasweb.mx

Redacción La Coperacha
Ciudad de México // 26 de septiembre de 2018

Con petición de firmas en Change.org exigen a la Procuraduría de Protección al Ambiente (Profepa) detener la desecación del Lago Nabor Carrillo para evitar el ecocidio de aves acuáticas migratorias y realizar la compensación del daño ya infringido al humedal por la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM).

La Doctora Patricia Escalante del Instituto de Biología de la UNAM, explica que el Proyecto Lago de Texcoco se inició en 1971 para solucionar distintos problemas de salud como los provocados por las tolvaneras. Además este espacio natural logró la captación de agua para la recarga de los acuíferos, evitando inundaciones al regular los flujos de los ríos de la cuenca.

Actualmente el proyecto del NAICM ya afectó las áreas de humedales temporales al norte de la carretera Peñón-Texcoco que formaban charcas como hábitat de distintas aves.

La petición también informa que ciudadanos han alertado sobre la desecación del Lago Nabor Carrillo, el cuerpo de agua más importante del grupo de lagos remanentes de la Cuenca de México, que en conjunto reciben más de 300 mil aves migratorias en invierno.

La situación que se agrava en el mes de agosto por la llegada de las aves, desde Estados Unidos y Canadá, teniendo su pico de migración a fines de septiembre para quedarse todo el invierno y parte de la primavera, como han demostrado los mismos estudios de monitoreo presentados por el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM).

La investigadora señala que en la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) presentada por el GACM y la Conagua, nunca se mencionan la opción de desecar el Lago Nabor Carrillo. Al contrario, se informó que se agregarían cuerpos de agua para regular inundaciones y compensar el hábitat de la fauna silvestre.

Mientras el proyecto aeroportuario está a debate público, la doctora considera que en este momento no es permisible sacrificar las poblaciones de aves migratorias, pues desecar el lago significa quitarles su hábitat, es decir, su alimento. Por lo tanto, morirán, y por las dimensiones de este hecho se puede hablar de un ecocidio.

Además, indica que desecar lagos está configurado como un delito penal en nuestro país.

Riesgo aviar en el NAICM e incremento en la demanda de vivienda.
La académica considera que los técnicos que elaboraron la MIA del GACM, no aportaron información adecuada sobre el riesgo aviar, es decir, “la convivencia entre las aves y los aviones, y los problemas por la presencia de atrayentes de fauna silvestre como los cuerpos de agua en las inmediaciones del aeropuerto”.

La distancia que consideraron del nuevo aeropuerto a estos cuerpos de agua fue de 3km, mientras que la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) dice que se debe mantener una distancia equivalente a 8km, como mínima. Indicando que las distancias del NAICM con estos cuerpos de agua no cumplen los requisitos, “por lo que habrá más afectaciones ambientales que las consideradas en la MIA”.

El portal obrasweb.mx menciona que en los predios ubicados a 10 o 15 kilómetros de la construcción del NAICM, el costo promedio por metro cuadrado pasó de 10,000 a 13,000 pesos en más de un año.

En los últimos cuatro años, la plusvalía en municipios como San Mateo Atenco, Metepec y Zumpango aumentó entre 40 y 300%.

La presidenta de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios, María Elena Herrera, afirma que “conforme avancen las obras crecerá la demanda de espacios para vivienda, comercio e industria”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deja un comentario
Por favor ingresa tu nombre