Pide relator de la ONU culminar Ley General del Agua, y se acabe con su uso ilegítimo

Arranca V Congreso de Agua Para Todos.

El relator especial de la ONU para el Derecho Humano al Agua y al Saneamiento, Pedro Arrojo Agudo, envió un mensaje al V Congreso de Agua Para Todos donde pidió culminar la Ley General del Agua y acabar con el Agua-Delito.

“Les aseguro que será un auténtico hito histórico para México. Recuperen el agua como alma azul de la vida, como derecho humano y como clave de un verdadero progreso basado en la prioridad de la salud pública y la sostenibilidad de ríos y acuíferos”, expuso el Arrojo Agudo.

Dentro del concepto de Agua-Delito, propuesto por el relator como el nivel ético más bajo del uso de agua, se encuentran los que generan procesos de sobreexplotación insostenibles y de contaminación tóxica inaceptable, entre ellos la minería a cielo abierto, “usos que son ilegítimos y que por tanto deben ser ilegalizados y evitados a toda costa”.

Durante la inauguración del V Congreso de Agua Para Todos, que concluye mañana, han participado decenas de organizaciones y académicos quienes han expuesto las situaciones y problemáticas de sus comunidades, así como la urgencia de la aprobación de la iniciativa ciudadana de Ley general de Aguas, la cual cumplió un año de ser recibida en el Congreso de la Unión, sin ser dictaminada.

En su mensaje, el relator especial señaló que en el planeta existen 2 mil 200 millones de pobres sin acceso al agua potable y al saneamiento. Estas problemáticas surgen de dos grandes fallas: la de sostenibilidad de los acuíferos “provocada por nosotros mismos”, y la de la inequidad y pobreza generada por sistemas y modelos sociales y económicos “profundamente inmorales”.

Arrojo Agudo recordó que la pandemia y el cambio climático tienden a profundizar y agravar esta crisis de agua, de pobreza y desigualdad.

Propuso un modelo de cuatro niveles éticos para valorar el uso y gestión del agua e incluirlos en las legislaciones: El agua para la vida, el agua de interés público, el agua para la economía, y por último, el agua-delito.

Con dichos niveles se propone priorizar el agua como sostén de la vida y dignidad individual y colectiva de las personas, por ejemplo, el mínimo vital de agua y el agua para cultivo de alimentos en las comunidades; luego el interés público, los servicios domiciliarios como derechos de ciudadanía; posteriormente el agua que genera beneficios productivos y riquezas pero que también generan más demanda y contaminación; finalmente los usos que generan sobreexplotación insostenibles y contaminación tóxica inaceptable, “que deben ser ilegalizados”.

Notas relacionadas:

Diputados cumplen un año sin legislar Iniciativa Ciudadana de Ley de Aguas

El reto para 2021 será aprobar la Iniciativa Ciudadana Ley General de Aguas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deja un comentario
Por favor ingresa tu nombre