Planean en el Istmo 6 parques industriales y zona libre; hay respaldo de comunidades, según Gobierno Federal

“No existe información concreta, es privilegio de empresarios y gobierno”: revira UCIZONI.

Redacción La Coperacha
Ciudad de México // 24 de abril de 2019

El responsable del Programa para el Desarrollo del Istmo de Tehuantepec, Rafael Marín Mollinedo, afirmó que en el Istmo se construirán seis parques industriales y se asentará la zona libre en un corredor de 300 kilómetros de largo por 20 de ancho, además de que ya cuenta con respaldo de las comunidades.

El responsable del Programa para el Desarrollo del Istmo de Tehuantepec, Rafael Marín Mollinedo, afirmó que en el Istmo se construirán seis parques industriales y se asentará la zona libre en un corredor de 300 kilómetros de largo por 20 de ancho, además de que ya cuenta con respaldo de las comunidades.

Ante ello, Carlos Beas, asesor de la Unión de Comunidades Indígenas para la Zona Norte del Istmo (UCIZONI), reviró que “no existe información concreta respecto al megaproyecto del Istmo, es privilegio de empresarios y del gobierno”.

Entrevistado por La Jornada el funcionario detalló que los parques industriales tendrán de 500 hectáreas cada uno y se ubicarán en tierras ejidales para que los propietarios “no se queden nomás mirando cómo pasa el progreso”.

Marín Mollinedo afirmó que con la consulta indígena del 30 y 31 de marzo se obtuvo el respaldo para el proyecto y “se estableció un diálogo permanente con las comunidades indígenas para que participen, abracen y sean incluidos, pero habrá consultas en lo particular para la instalación de cada polígono industrial”.

Por su parte, el integrante de la UCIZONI apuntó que no hay nada definido sobre el megaproyecto, “es una mentira decir que no habrá impactos cuando se sabe que en la zona protegida de Nizanda se deberá romper el cerro para ampliar la vía y el ferrocarril tenga el peralte necesario, así como en Mogoñé”.

Sobre los parques industriales afirmó que “se va a exportar el modelo de Ciudad Juárez con su marginación, violencia, cinturones de pobreza y exclusión, para explotar los recursos naturales y mano de obra barata en beneficio de las empresas extranjeras”.

En cuanto a la consulta indígena, Carlos Beas señaló que fue simulada, “el gobierno simula para imponer”, pues ante la resistencia de las comunidades cambió la estrategia y recibió solicitudes de crédito de ganado, escuelas, caminos y clínicas pero sin un compromiso de ejecutarse en el corto o mediano plazo, dijo.

Beas calificó de grave que las poblaciones consultadas estuviesen a 80 km del proyecto, pero las que están al pie del ferrocarril no fueron consultadas. “No se puede aprobar ningún megaproyecto sin discutirse en asamblea y sin saber cuáles serán los impactos positivos y negativos”, subrayó.

Notas relacionadas:

Senado cancela foro sobre el megaproyecto del Istmo

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deja un comentario
Por favor ingresa tu nombre