En Tacámbaro: Cooperativismo de muchos aguacates y un panteón

0
400

Modelo de desarrollo local
Redacción La Coperacha
Ciudad de México // 19 de septiembre de 2012

* Más de cinco décadas aportándole al desarrollo local
* Cuenta hasta con panteón cooperativo; ahí nomás
* En proyecto, la TV Libre Cooperativa

La cooperativa Cupanda de Tacámbaro, Michoacán, surgió hace 57 años con el propósito de frenar la usura en la comercialización de los productos agrícolas. Jamás se imaginó una larguísima vida y no estaba en sus planes que se multiplicaría en una caja de ahorro que hoy cuenta con 14 mil socios y en una cooperativa de consumo que cuenta con más de 6 mil. Mucho menos pensó en abrir un Panteón cooperativo o solicitar algún día un permiso para su canal de TV. Y de que sean vistos como modelo de desarrollo local, ni en sueños.

Las tres joyas de Tacámbaro

El proceso de formación de las cooperativas de Tacámbaro, está asociada, como en muchas partes del país, a la Iglesia católica. El investigador de El Colegio de Michoacán, Ángel Lueza, precisa tres momentos claves para comprender particularmente este caso:“El primero aunado a la fundación de la misma diócesis de Tacámbaro, el segundo a partir del cardenismo y el tercero en la producción de cooperativas por parte de la misma Iglesia católica a partir de los años 40”.

Con esos antecedentes el 26 de noviembre de 1954 inicia actividades la Cooperativa de Venta Común Cupanda, cuyo significado en purépecha es aguacate. Sus 31 socios fundadores se propusieron resolver los problemas que representaba la comercialización de sus productos agrícolas y hacer frente al abuso de los intermediarios que en un descuido hasta con sus tierras se quedaban.

Para 1986 logra exportar por primera vez el aguacate Hass, esta experiencia ha incluido a países como Canadá, Francia y Costa Rica. Actualmente además de la venta de aguacate y de otros productos agrícolas como el chile y el limón, proporciona asesoría técnica en todos los detalles para el cultivo del aguacate. La cooperativa cuenta con una membresía aproximada de 400 socios y lo más importante es que en el camino construyó dos proyectos que derivaron en nuevas cooperativas.

Carlos Ortega, quién en algún momento dirigió la cooperativa Cupanda y que hoy preside la Cooperativa de Ahorro y Préstamo “11 de Abril”, nos da cuenta del origen de la caja de ahorro:“Los socios directivos se percataron que los agricultores al recibir el pago de su cosecha dilapidaban en alcohol su dinero y ya no tenían mas para el resto del año y por eso propusieron hacer la caja de ahorro de Cupanda. Los socios posteriormente comprendieron los beneficios por que aparte de tomarse sus cervecitas ahorraban y ya podían comprarse algún instrumento de labranza”.

Esta caja de ahorro se instrumentó cuando Cupanda apenas cumplía un año y su éxito posibilitó acordar su autonomía en 1960 y abrir sus beneficios para toda la comunidad del municipio.

La cooperativa que debe su nombre a la fecha en que se fundó Tacámbaro, hoy tiene una membresía de 8 mil adultos y 6 mil menores de edad. El reto que enfrenta es cumplir los requisitos de supervisión que exige la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV). Es el mismo Carlos Ortega quién nos pone al tanto:“Estamos cumpliendo con las medidas de control que establece la Comisión, pero los costos inciden en los beneficios que obtienen los socios a través de los fondos, de los remanentes que ellos mismos aportan con sus créditos pagados a tiempo, con su ahorro y con su aportación de trabajo. Por lo que pedimos leyes adecuadas para las cooperativistas de ahorro”.

El origen de la tercera cooperativa, también se debe a Cupanda y se trata de la Cooperativa de Consumo “Mi Casa” . Inicialmente se pensó como la sección de consumo de Cupanda, pero corrió la misma suerte que la caja de ahorro; funcionó bien, se independizó en 1974 y se compartió con toda la población.

Se encuentra ubicada frente al mercado, en el centro del municipio, cuenta con más de 6 mil socios y ofrece una amplia oferta de productos básicos. El arraigo de la cooperativa le permitió sortear la competencia del Súper Che, filial de la cadena Chedraui, quién al año no le quedo más que cerrar.

Las tres joyas se encuentran integradas a la Unión de Cooperativas de Tacámbaro y de acuerdo a lo expuesto por Juan Gerardo Domínguez en su libro sobre los Polos de Desarrollo Regional en México, estas cooperativas “son organizaciones en las cuales recae el peso de la vida económica y social del municipio”, que de acuerdo al INEGI en 2010 su población contaba con 69,955 habitantes.

Esta larga y productiva vida cooperativista, explica Juan José Rojas, Maestro e Investigador de Chapingo, se debe entre otros factores a una gestión económica y financiera eficiente y previsora, al uso productivo y transparente de los fondos de previsión social, a que se dispone de una institución de financiamiento autónomo, al compromiso con la comunidad y a la consolidación de los lazos de confianza y reciprocidad entre los socios de las diferentes cooperativas.

Lo más reciente y los planes

Actualmente la Unión de Cooperativas de Tacámbaro cuenta con el boletín “Tacámbaro Cooperativo” que difunde las actividades que realizan sus cooperativas. Lo mismo se pueden encontrar mensajes que anuncian que en la cooperativa de consumo Mi Casa, hay miércoles y sábados de verduras y viernes de carnes frías. O bien, la convocatoria para la reunión estacional para certificar las huertas de los cooperativistas de Cupanda.

Pero es en su número 195 del mes de enero del 2012, que recoge la noticia de la inauguración, efectuado el 18 de diciembre, del Panteón cooperativo “San Rafael” y que contó con la presencia del Obispo Castro Medellín quien bendijo las instalaciones que cuentan con aproximadamente 3 hectáreas. Al pie del boletín un recuadro invita:

El Panteón Cooperativo “San Rafael”
Abre sus puertas a todos los socios de las cooperativas
“Cupanda” ,”11 de abril” y “Mi casa”.
Para mayor información Unión de cooperativas de Tacámbaro.
Tel. 59 6 01 20

Afortunadamente omitieron los clásicos: No faltes o Te esperamos ya.

Y como a los cooperativistas tacambarenses no los detiene nada, ya se propusieron tener su propia tele; La TV Libre y Cooperativa. De hecho la antena repetidora de los canales 2 y 5 de Televisa así como el 7 y 13 de TV Azteca, se encuentra montada en las instalaciones de la cooperativa “11 de Abril”. Desde luego que la planean dotar de contenidos cooperativistas, educativos y culturales. Por lo que ya iniciaron las peticiones ante la Comisión Federal de Telecomunicaciones para que les autorice su propio canal con una capacidad de 10 watts de potencia. Y si se tarda el permiso pos….un diablito o un amparo no se le niega a nadie; total, nomás tantito.

La Coperacha

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deja un comentario
Por favor ingresa tu nombre