En cooperativas, Tlalpan pone el ejemplo

Destina recursos, contrata sus servicios, las forma y capacita.


Redacción La Coperacha
Ciudad de México // 01 de septiembre de 2016

La Delegación Tlalpan ha puesto 11 millones de pesos en una bolsa destinada a cooperativas y pequeñas empresas, un recurso que por la Ley de Fomento, todas las delegaciones deberían aportar.

En entrevista con La Coperacha, Rocío Mejía, directora de Desarrollo Económico Sustentable y Fomento Cooperativo, desmenuza las políticas que ponen el ejemplo a otras delegaciones: formarlas, capacitarlas, contratar sus servicios y destinarles recursos.

Otro de los ejes prioritarios, es formar una red de cooperativas locales que se articule con contrapartes de Tláhuac, Xochimilco, Azcapotzalco y Cuauhtémoc, con la idea de fortalecerlas para que en 2018 exijan que las políticas públicas continúen.

¿Cuáles son las acciones que desarrollan en materia de Fomento Cooperativo?
Tenemos tres objetivos, dinamizar la cuestión del empleo local, dinamizar el turismo y ecoturismo; y la consolidación de cooperativas, tanto de nueva creación como de las que ya existían.

Hablamos de detonar empleos porque en nuestro primer diagnóstico encontramos que en los nueve pueblos hay pocas empresas, las grandes ni existen. Tenemos el caso dramático de Parres, donde se había caído toda la actividad económica. Lo que estamos haciendo es reactivarla a través del turismo, formando empresas turísticas cooperativas, de guías de turistas, previendo que se va a dar un auge muy importante en esa zona. Estamos cimentando 2016 para que en 2017 y 2018 puedan cuajar.

¿Cuántas cooperativas turísticas han formado?
Cooperativas ecoturísticas tenemos 15, es una figura que se usa mucho en los pueblos, es una figura natural para ellos. Tenemos la Ruta Verde, que están formados por cooperativas; la ruta de los restaurantes de la Picacho Ajusco -donde algunos están formados como cooperativas-; tenemos Las Maravillas, que es una cooperativa de mujeres; tenemos la cooperativa del Teposán, que han mantenido esa zona como área natural, han hecho un gran esfuerzo para que no lleguen las invasiones ni se use para construcción.

¿En Parres qué ha pasado con las de confección?
Parres tiene dos características, tenemos unas muy pequeñas y dos o tres de gente que venía trabajando pero subcontratadas por otras cooperativas, entonces ya se organizaron y están formando sus propias cooperativas de jóvenes. Tenemos una cooperativa muy grande (Centro de Servicios Comunitarios Mujeres de Parres), que está trabajando pero a otros ritmos, está disminuyendo su penetración en esa área. Entonces las que van a tener más auge serán las pequeñitas.

Tenemos en el área de confección a 20 cooperativas, para estas cooperativas tenemos el proyecto de producción de los pants que otorga la Delegación a los niños y niñas de primaria y secundaria. Son 49 mil pants que se tienen que producir. La semana pasada ya se les asignaron por adjudicación directa, gracias a la Ley de Fomento Cooperativo que se está aplicando muy de lleno en esta delegación.

¿Cuál fue el diagnóstico de las cooperativas en Tlalpan?
Salió muy negativo, tenían aquí un padrón de 192 cooperativas, a esas cooperativas se les llamó, se visitó, muchas de ellas ya no existen. Y el diagnóstico nos dio que quitando esas 20 de confección, sobrevivían aproximadamente 15.

De las que se están formando en esta administración, que ya van 70 cooperativas, queremos que no sean ni de papel ni de corto plazo, se les está dando mucha capacitación. Las estamos llevando por un proceso de incubación.

¿Con qué instituciones se están apoyando para esa capacitación?
Teníamos un convenio con la UACM, empezamos en septiembre el tercer curso, nos dan los sábados a 25 o 30 personas, vienen los maestros del Programa de Autogestión Cooperativa. Se está haciendo otro convenio específico entre el rector, Hugo Aboities, y la delegada, Cluadia Sheinbaum, para darle la preponderancia que tiene la capacitación. Con la Secretaría de Trabajo estamos en el tercer curso para el fortalecimiento de cooperativas con tres temas: perspectiva de género, higiene y seguridad en el trabajo y derechos humanos.

¿Qué montos están destinado a los proyectos productivos?
Dentro de nuestras reglas de operación tenemos asignados 11 millones de pesos para este programa, van dirigidos a fortalecer la micro y mediana empresa y sociedades cooperativas. El monto va de 5 mil hasta 50 mil pesos, como capital semilla.

De esos 11 millones tenemos 280 mil pesos destinados a cooperativas para que capaciten a cooperativas. Con las cooperativas que estamos trabajando en esto una tiene 20 años de experiencia y la otra ocho. Queremos que le dediquen toda su experiencia y tiempo a incubar a las cooperativas, que se les lleve prácticamente de la mano.

¿Cuántos apoyos a proyectos productivos han entregado?
Tenemos 248 proyectos productivos aprobados que pasan por un Comité de Evaluación para la asignación de los recursos. De estos 248, 70 son cooperativas y las demás son pymes. Las 70 están operando, formadas por la actual administración, más las 20 de confección y algunas otras 15 que andan por ahí. Serían 105 identificadas que operan.

¿Cuáles son sus casos de éxito?
Tenemos el caso súper exitoso de la cooperativa de limpieza Cero Basura. Aquí en Tlalpan tenemos una mala experiencia, comprobada, que los ex delegados formaban su empresa privada para hacer no solamente negocios sino para tener a grupos de aquí. A partir de ese diagnóstico aceleramos con compañeras para que generaran su propia cooperativa. Fue un trabajo de mucha intensidad. En Cero Basura son ahorita 45 personas, la mayoría mujeres de Tlalpan y están atendiendo a la mitad de las oficinas delegacionales.

Queremos que para el final del año ya esté muy fortalecida con otras socias y socios (o se formen otras dos cooperativas), con la esperanza de que el año que entra toda la contratación de limpieza sea exclusivamente para cooperativas.

¿Cómo han trabajado con el Consejo Consultivo de Fomento Cooperativo?
Ese Consejo lo instalamos hace 3 meses, preside la jefe delegacional, están invitados cooperativistas de Tlalpan, así como la presidenta de la Comisión de Fomento Cooperativo de la Cámara de Diputados, Norma Xóchitl Hernández Colín; de la ALDF; el sector académico (UACM y UNAM), y a las cooperativas grandes Cruz Azul y Pascual. Nuestra idea de este Consejo es que se vayan presentando temas relevantes para cooperativas.

Un tema que consideramos importante es recuperar lo que se había logrado en la Ley de Fomento Cooperativo del 2006 en la parte de las adjudicaciones directas y que se compre del 15 al 25% a empresas sociales en todos los rubros.

A nivel delegacional tenemos como proveedoras a una cooperativa que hace box lunch, otra de dulces de cacao y productos naturales, las de vara de perlilla que usan los barrenderos (cooperativa Flores de Xitla), y la idea es que si exista alguna cooperativa que pueda surtir del servicio o la producción le den prioridad.

¿Cómo apoyan a las mujeres?
Desde el principio fue uno de nuestros lineamientos, encontramos que las mujeres jóvenes eran quienes mayores problemas tenían en la inserción laboral. Eso pesó para que en el programa de apoyo a proyectos productivos fuese prioritariamente para mujeres, así está escrito. Tenemos a mujeres que se formaron con la cooperativa de plomeras, para que ellas sean las responsables de instalar calentadores solares.

¿Cuáles son las metas para el 2018?
Al término de la administración ojalá pudiéramos entregar un padrón cooperativo, a lo mejor de 100, de 110 o de 150, pero que sí sean cooperativas, que estén vigentes, activas y que tengan una visión de cooperativas, que tengan su presentación, que podamos subirlas a la página web de la delegación, que sean realmente visible como el sector social. Que las cooperativas tengan tal nivel de fortalecimiento que ellas mismas exijan que los programas de constitución, de fortalecimiento, de comercialización, de los seminarios, de dar a conocerlas, sea apropiadas por ellas.

La idea es que se vaya conformando una red y que en un par de años la red misma se apoye y con la red de Xochimilco y junto con las de Tláhuac. Pero también formalizar la red de cooperativistas de Tlalpan.

Si se concretan estas metas, se podría demostrar que sí se puede gobernar de manera diferente y que se puede implementar un modelo económico alternativo, que sí tenemos una opción de conformación social de empresas, un modelo de conformación desde abajo. Es un proyecto de demostrar que sí se pueden generar empleos locales, que sí se pueden hacer procesos sociales y como una alternativa de mercado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deja un comentario
Por favor ingresa tu nombre