Asamblea totonaca exhorta al Poder Judicial respetar derecho al agua y a la libre determinación

Autoridades de Ahuacatlán fueron demandadas por empresa tras revocar licencias ilegales de hidroeléctrica para Walmart.

Redacción La Coperacha
Ciudad de México // 07 de diciembre de 2020

La Asamblea en Defensa de la Madre Tierra de la Sierra Norte de Puebla, el Consejo Regional Totonaco y el Consejo Tiyat Tlali exhortaron al Poder Judicial de la Federación a respetar sus derechos al agua, la libre determinación y al territorio.

Lo anterior ocurrió ayer, en la asamblea celebrada en Ahuacatlán, Puebla, a unos días de que el Poder Judicial emita sentencias en dos juicios de amparo, en el contexto de la defensa del agua ante el proyecto de la empresa Deselec 1 Comexhidro, que pretende construir una hidroeléctrica para Walmart y sus socios.

El primer juicio de amparo fue promovido por las comunidades totonacas de San Mateo Tlacotepec, San Felipe Tepatlán y Atlica contra las autoridades federales que otorgaron permisos para la construcción de la hidroeléctrica.

El segundo juicio fue promovido por Deselec 1 Comexhidro contra las autoridades del Ayuntamiento de Ahuacatlán por revocarles las licencias de obra de la hidroeléctrica, que habían sido autorizadas de manera ilegal por anteriores funcionarios.

La asamblea recordó que desde 2009, fecha que llegó la empresa, han sufrido abusos y criminalización, enfrentado amenazas, difamaciones y denuncias penales por ejercer sus derechos al territorio, a la autodeterminación como pueblos originarios y por proteger el agua.

Consideraron como “inaceptable” que la Comisión Nacional de Agua (Conagua) haya otorgado una concesión a la empresa por 11 mil litros por segundo de agua del Río Ajajalpan, en una zona donde se han secado varios manantiales y el caudal ha disminuido considerablemente en los últimos años.

 Cuestionaron que la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales avalara el proyecto de hacer un túnel por las montañas para desviar el cauce del río por cuatro kilómetros y medio, lo que destruiría vegetación, alteraría laderas y fragmentaría al territorio.

La asamblea expresó indignación porque el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) asegurara que la hidroeléctrica se puede construir a pesar de existir restos de un asentamiento totonaco, que quedarían destruidos.

Afirmó también, que los impactos “a nuestra madre tierra” por el uso de maquinaria pesada para construir embalses, casa de máquinas, subestación eléctrica, un túnel, caminos y bodegas, serían irreversibles, como lo manifestó la perita en delitos ambientales, Georgina Yoalhy Ramírez Villalobos.

Notas relacionadas:

Comunidades de Puebla denuncian presiones empresariales para imponer hidroeléctrica para Walmart

Comunidades totonacas exigen cancelar proyecto hidroeléctrico que benefeciaría a Walmart

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deja un comentario
Por favor ingresa tu nombre