Comunidades forestales presentan serie radiofónica Voces del Bosque

0
391
Aspecto de la presentación de la serie radiofónica Voces del Bosque.

Ante crisis climática, sostienen el bosque como medio de vida.

Comunidades forestales del cinturón boscoso en el centro del país, ubicadas entre las ciudades de Toluca, Cuernavaca y la CDMX, expusieron sus principales problemáticas y retos para mantener su territorio comunal. Entre ellos, mantener la cosmovisión y relación con el bosque como medio de vida, frente a quienes lo ven como mercancía.

Durante la presentación de la serie de radio Voces del Bosque, producida por La Coperacha, en alianza con la Fundación Rosa Luxemburg, representantes de diversas comunidades forestales, integrantes de pueblos originarios, demandaron estar olvidadas tanto por el gobierno como por las ciudades a las que surten de agua y oxígeno.

Se derriban 300 árboles diarios por tala ilegal
En ese contexto, Eduardo González, presidente del ayuntamiento tlahuica de San Juan Atzingo, denunció que hace 20 años inició la tala ilegal en su territorio, aunque a últimas fechas y ante la falta de atención de autoridades, “calculamos que a diario se han de derribar 300 árboles entre los 20 aserraderos que se encuentran ahí en nuestra región”.

González abundó que ante esa problemática las comunidades formaron la Unión de Pueblos Originarios, Comunales y Ejidales del Gran Bosque de Agua con la que realizaron bloqueos carreteros que generó cierta respuesta de las autoridades en comunidades como Topilejo y Huitzilac, “pero en San Juan Atzingo seguimos abandonados”.

Por su parte, la asesora técnica de bienes comunales de la misma comunidad, Lucero González, destacó la difícil relación que sostienen con las ciudades, pues ante las sensibles olas de calor vividas en junio y julio, “necesitamos un cambio evidente, un cambio de todas las estructuras sociales y económicas, porque ni las ciudades ni las economías extractivas van a soportar el ritmo de producción”.

No vender la tierra ni la madre
Con una frase que arrancó aplausos de los asistentes a la presentación radiofónica, entre quienes figuraban representantes de organizaciones, cooperativas y radios, el comunero de San Pedro Atlapulco, don Andrés Corona, recomendó “no aceptar indemnizaciones a la enajenación de su territorio ni vender su tierra, porque el que vende su tierra vende a su madre, y el que vende a su madre pues es que nunca tuvo”.

El comunero señaló la importancia de que sus antepasados hayan decidido mantener la tierra de forma colectiva. “Es para nosotros un gran orgullo la tenencia de la tierra y la defensa de la tierra bajo el régimen comunal”, pues a través de esa forma de propiedad social “ha sido posible mantener el bosque, el agua, la fauna y la flora”, expresó.

A su vez, Artemio Dionicio, integrante de la radio comunitaria de San Pedro Atlapulco, Radio Comunal, planteó el reto de concebir el bosque como parte de un territorio que les provee de significado e identidad como pueblo originario, ante quienes lo miran con signo de pesos. Otro reto, afirmó, es visibilizar que los servicios ambientales que proveen los bosques, “no son pocos, sino son la forma de sostener la propia vida”.

Amanalco aporta agua, le recortan presupuesto
Francia Gutiérrez, integrante del Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible (CCMSS), organización acompañante de los ejidos y comunidades de la Cuenca Amanalco – Valle de Bravo, destacó el aporte en flora, fauna, captura de bióxido de carbono y cerca del 25% de agua que va al Sistema Cutzamala.

Por su parte, el comisariado de bienes ejidales de San Lucas Amanalco, Ricardo Marcos, denunció que los “de por sí insuficientes” recursos de los programas gubernamentales de la Comisión Nacional Forestal (Conafor) y por Pago por Servicios Ambientales, “lejos de que se implementen, se recortan”.

El también presidente de la Junta de Pueblos Originarios Coordinados por le Bosque y el Turismo (Pocbotu), organización surgida ante los impactos generados por las empresas turísticas de Valle de Bravo, anunció que los 16 ejidos que la integran están en camino de conformar una Asociación Rural de Interés Colectivo (ARIC) para llevar a cabo planes forestales y mantener las cerca de 72 mil hectáreas de bosque que poseen los ejidos.

Por su parte, Beatriz Pedraza, comisariada de San Jerónimo y jefa de la primera brigada forestal en Edomex integrada exclusivamente por mujeres, la 031, explicó que trabajan durante todo el año y no solamente en época de estiaje. “Somos mujeres de diferentes edades, amas de casa, madres de familia, estudiantes, ingenieras forestales de varios municipios” que no se limitan en su trabajo ni al ocupar cargos comunitarios, enfatizó.

Voces del Bosque en ocho episodios
La serie radiofónica que recupera las historias de las comunidades forestales comenzará a emitirse por diversas emisoras comunitarias, públicas y universitarias, así como por las plataformas del medio digital La Coperacha. La serie consta de 8 episodios de siete minutos cada uno. Además se abrió el sitio web Voces del Bosque donde se aloja la serie, un audiovisual, y más información en diversos formatos periodísticos.

Notas relacionadas:

Comunidades forestales del EdoMex preservan su ecosistema ante el cambio climático

Bloquean la México-Cuernavaca, piden intervención inmediata contra tala ilegal

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deja un comentario
Por favor ingresa tu nombre