El día que cooperativa Pascual pisó Cuba

0
43

“Para muchos es sorprendente que los trabajadores podamos administrar una empresa de este tamaño”.


Redacción La Coperacha
Ciudad de México // 01 de diciembre de 2016

En medio de los recuerdos que ha generado la partida de Fidel Castro, lo hacemos con un pasaje de su historia reciente, simbólico para el viraje económico emprendido por la isla del caimán: los cubanos quisieron aprender del modelo cooperativo e invitaron a experiencias internacionales, fue el caso de la cooperativa mexicana Pascual.

El día que la cooperativa Pascual puso un pie en Cuba, a mediados de este año, fue recibida de una forma que superó su expectativa; pues aunque no se trató del concierto de los Rollings, la visita de Obama o el Papa, sí ocurrió en medio de cambios en las políticas económicas cubanas para impulsar a sus cooperativas de producción y servicios.

Desde el 2013 el gobierno de Raúl Castro publicó modificaciones en las leyes para crear cooperativas, denominadas en ese momento, experimentales, con la idea de que los trabajadores (principalmente estatales) formaran organizaciones colectivas y generaran sus empleos y riqueza. Con ello el Estado socialista dejaría de administrar y sostener una carga burocrática en un alto número de servicios responsable de ofrecer.

Para este año las cooperativas cubanas ya no son consideradas experimentales, en cambio, suman más de 500 en rubros de comercialización, gastronomía, servicios técnicos, construcción e industria. Además, a partir de organizaciones de apoyo técnico como la Asociación Nacional de Economistas y Contadores de Cuba (Anec) realizan encuentros y balances anuales, así como congresos internacionales.

Es de esta manera que se llegó al II Congreso Internacional de Gestión Económica y Desarrollo, organizado por la Anec en el Palacio de Convenciones, con la idea de entender más el modelo y aprender de las experiencias externas.

Pascual reconocida
“Vimos que a nivel internacional la cooperativa Pascual es un ejemplo de lucha, de organización y de trabajo”, dijo Antonio Alcántara, presidente de la cooperativa Pascual, luego de participar en dicho congreso internacional.

El encuentro, que contó con la participación de 900 ponentes de 17 países, expertos en temas de gestión, finanzas y economía, tuvo como uno de sus ejes el Encuentro Internacional de Cooperativismo, donde arribó Pascual.

“Vimos que hay muchos países que nos reconocen el esfuerzo y el tipo de organización cooperativista”, describió Alcántara, quien participó con la ponencia Nacimiento y Consolidación de una Cooperativa, “para muchos es sorprendente que los trabajadores podamos administrar una empresa de este tamaño”, relató su experiencia.

La delegación de patos pascuales fue integrada por Antonio Alcántara, Ricardo Romero Cuautenco, Alejandro Cisneros y Juan Manuel Soto.

La historia de los patos en medio de la isla
El auditorio donde se presentaba la experiencia de la cooperativa productora de jugos mexicanos lucía lleno. La presentadora anunciaba algunos de los participantes de la delegación mexicana y dio voz al representante de Pascual.

Antonio Alcántara comenzó con el video institucional para luego charlar con los presentes sobre los momentos clave de su lucha obrera, el nacimiento de la cooperativa y el crecimiento de lo que es la tercera refresquera más grande en México.

Mencionó las fechas históricas: El 18 de mayo de 1982 cuando se les negó a los trabajadores un aumento salarial que motivó la huelga. El año de 1984, recordada por recibir el laudo favorable a los trabajadores y las instalaciones como pago. El 27 de mayo de 1985 que inicia sus trabajos la cooperativa. La solidaridad del pueblo y de los sindicatos como Euzkadi y el STUNAM.

“Lo que hicimos fue un boteo, una alcancía donde se le daba información al pueblo de México, en lugares muy concurridos, en las universidades y se solicitaba su apoyo”, explicaba a los cubanos el representante de Pascual.

Habló de la donación de obra de los artistas plásticos para subastarse y apoyar el arranque de la cooperativa, de la aportación solidaria de un millón 400 mil pesos (de los viejos) del STUNAM. Mencionó el nacimiento de la Fundación Cultural Pascual como “una forma de agradecer al pueblo por el apoyo recibido”.

Subrayó el esfuerzo que implicó la compra de los terrenos para la primera planta productora. La inauguración de la planta en San Juan del Río en 1993 y, diez años después, la apertura de la planta de Tizayuca, una de las más grandes y modernas de Latinoamérica, con capacidad de producir “seis millones de cajas mensuales”.

También habló del Pascual actual. “Nos solamente generamos empleos para la clase trabajadora, somos más de 4 mil trabajadores directos y un promedio de 20 mil empleos indirectos”. Además “para evitar intermediarios compramos la fruta de manera directa con quienes la producen, es parte de nuestro compromiso como empresa social”, concluía.

Paraíso caribeño
Luego de la conferencia de Pascual, aplausos aparte, una de las principales preguntas fue cuál era la base del éxito de la cooperativa. Ante ella Antonio Alcántara reflexionaba que “uno de los principales factores ha sido llevar a cabo los principios cooperativos, la organización y los valores con los que nos conducimos”. Prueba de ello y de que se practica la democracia es su cargo como presidente, les decía.

Los presentadores, por su parte, destacaron la importancia económica y productiva de la cooperativa así como su aporte social. “Se vislumbran elementos de la labor y proyección social de dicha cooperativa en México”, decían los cubanos.

Los mismos anfitriones tuvieron la oportunidad de exponer sus experiencias exitosas, donde se destacaron las de servicios. En el encuentro cooperativo se desarrollaron 30 ponencias y conferencias magistrales. La Anec, que posee una intensa vida de promoción y reflexión del tema, ya evalúa la siguiente etapa.

“Nos llamó la atención del congreso en Cuba que existe mucha conciencia acerca del cooperativismo y la gente a nivel internacional está convencida que más que una forma de organizarse y trabajar, es un gran proyecto donde pueden salir avante muchísimos empleos y darle auge al desarrollo de los pueblos”, concluye Antonio Alcántara.

La Coperacha

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deja un comentario
Por favor ingresa tu nombre