Cortan alas al nuevo aeropuerto del DF

0
31

Conflictos ambientales, legales y políticos rodean al nuevo aeropuerto de la Ciudad de México


Redacción La Coperacha
Ciudad de México // 11 de septiembre de 2014

Al rechazo de la construcción del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México de parte del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT) se le suma el conflicto legal por las tierras de San Salvador Atenco.

El juez Daniel Magaña Méndez estableció el lunes 8 de septiembre dejar sin efecto la suspensión provisional contra la asamblea en la que se aprobó el cambio de uso de suelo de casi 2 mil hectáreas de uso común a dominio pleno, lo que permite la venta de tierras.

Con la decisión del juez Magaña Méndez, los pobladores que están en favor de la venta de sus tierras pueden seguir con el trámite ante el Registro Agrario Nacional (RAN) con el fin de que les expidan sus títulos de propiedad y así poder culminar la transacción.

Ante esto, el lunes 8 de septiembre, Integrantes del FPDT de San Salvador Atenco, apoyados por diversas organizaciones sociales, estudiantiles y colectivos, realizaron dos movilizaciones, un grupo se trasladó al Tribunal Unitario Agrario con sede en Texcoco, y otro al Tribunal Superior Agrario (TSA), que se ubica en la colonia Roma Norte, Distrito Federal.

Con estas acciones exigieron nuevamente la anulación de la asamblea ejidal en la que fue autorizado el cambio de uso de suelo y donde se cometieron serias irregularidades, según denunciaron los comuneros de Atenco, entre ellas la aceptación de personas que no eran ejidatarios a quienes se dio derecho a voto para cumplir con el quórum, el incumplimiento del trámite legal y la falta de discusión para la aprobación del cambio de uso de suelo.

Nuevo aeropuerto en zona de hundimientos

Al conflicto legal se suma el aspecto ambiental. Expertos de la Universidad Autónoma de Chapingo aseguran que el lugar donde se tiene planeado construir la nueva terminal aérea de la ciudad de México no tiene suelos firmes y además es zona de hundimientos, esto afirma el investigador en física de suelos, David Cristóbal Acevedo y el coordinador en manejo y conservación de suelos, Juan Estrada Berg.

Con todo esto la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) informó que la nueva terminal aérea se levantará en 4 mil 536 hectáreas de las 10 mil 45 de terrenos nacionales; además se adquirieron 12 mil 500 hectáreas a los ejidatarios de San Salvador Atenco, mismas que serán destinadas a reserva ecológica.

Quien tampoco está de acuerdo con el proyecto del aeropuerto es el ex director general de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), José Luis Luege Tamargo, quien mencionó que “durante mi gestión se adquirieron mil 700 hectáreas para fortalecer la vocación reguladora del lago de Texcoco frente a la temporada de lluvias en el Valle de México. Es falso que se compraran para construir un nuevo aeropuerto”.

Sin embargo y ante estas advertencias ambientales el proyecto continúa su marcha. No sin antes enfrentar al ayuntamiento de Texcoco, encabezado por Delfina Gómez Álvarez quien advirtió que no otorgará autorización alguna hasta que se le dé a conocer el proyecto de construcción del nuevo aeropuerto internacional de la Ciudad de México, aun cuando pretenda construirse en terrenos federales.

La edil mencionó que su posición está fundamentada en el artículo 115 constitucional, el cual establece que los gobiernos municipales están facultados para dar su consentimiento o no a proyectos que se efectué dentro de su territorio.

Por su parte el FPDT, difundió en redes sociales que ya presentó un amparo contra la determinación del Tribunal Unitario Agrario de Texcoco sobre la medida cautelar, turnado al Juzgado 12° Distrito de Nezahualcóyotl, asimismo se realizó una petición al Tribunal Superior Agrario para que ejerza de oficio la atracción del juicio agrario del expediente 400/2014.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deja un comentario
Por favor ingresa tu nombre