El modelo cooperativista del siglo XIX en Topolobampo, Sinaloa

0

El poder rehabilitador de utopía que impulsó Albert K. Owen.

El Dr. Juan José Rojas presenta el trabajo que realizó el ingeniero Albert Kimsey Owen como uno de los acontecimientos más importantes de la historia del movimiento cooperativo mexicano, que sucedió en el siglo XIX en Topolobampo, Sinaloa.

En 1872, Owen diseñó los planos de edificios, escuelas, casas habitación, plazas públicas y comedores comunales, además “definió la división de las tierras de la comarca y formuló las bases morales y económicas sobre las que habría de sustentarse la nueva metrópoli”, menciona el Dr. Rojas.

Se implementaron condiciones para la llegada de los nuevos colonos, independientemente de su nacionalidad, sexo, profesión o edad que se comprometieran a trabajar y a vivir en comunidad.

Cada uno de los colonos debería adquirir determinado número de bonos cooperativos cuyo producto sería invertido en la compra de instrumentos de labranza y en la construcción de edificios que se destinarían para vivienda y escuelas.

Asimismo, destaca la concesión que Owen obtuvo para la construcción del Ferrocarril Topolobampo en 1881 y la creación de la empresa Credit Foncier Of Sinaloa, en la cual se emitían y administraban los bonos cooperativos.

Tras dificultades y desacuerdos sociales, en 1891 “el proyecto de la colonia socialista se derrumbaba para siempre” cuando Albert K. Owen emite su “resolución irrevocable de abandonar la colonia”.

Colaboraciones anteriores:

Vía comunal y cooperativa en Rojava, al norte de Siria

Ilegal el intento de venta de la cooperativa Palo Alto

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deja un comentario
Por favor ingresa tu nombre