Violencia contra las mujeres en el cooperativismo casi no se denuncia: Colectiva Añil

0
284

Propone cambios en leyes cooperativas, bases constitutivas y generar acompañamiento.

La Colectiva Añil, cooperativa integrada por mujeres profesionistas de diferentes áreas, propone atender la violencia contra las mujeres dentro del sector cooperativo con diferentes acciones, como visibilizarlo, incluir cambios en las leyes cooperativas, en las bases constitutivas y generar redes de acompañamiento y capacitación tanto para mujeres como para hombres.

La cooperativista Verónica Viloria Gómora señaló que a pesar de que no existe mucha investigación sobre el tema, la violencia contra las mujeres en el sector existe de una manera más velada, más en forma de chantajes o presiones psicológicas, pero que toman forma de acosos sexuales y laborales.

La también doctorante señaló que aun cuando estas organizaciones promueven un discurso de relaciones más equitativas, respetuosas y solidarias, se dan al interior cuestiones de violencia, de exclusión y de encasillamiento de género.

“Se nombran incluso comisiones para tocar temas de género, pero se sigue considerando como un espacio básico de confinamiento, una nueva jaulita, pero en los espacios de toma de decisiones en las organizaciones, ya sean cooperativas, de la economía social o sindicatos, (las mujeres) todavía estamos lejos”, señaló Viloria Gómora.

Abundó que una razón para la falta de denuncias es precisamente porque el discurso parece más ético y más solidario dentro de las cooperativas, entonces las mujeres no encuentran las formas para denunciar a un líder cooperativo, que “puede ser un gran dirigente pero que espera de las mujeres un trato subordinado”, donde de manera velada se piden favores sexuales.

Para atender estas problemáticas, la Colectiva Añil ha planteado introducir cambios en la Ley General de Sociedades Cooperativas (LGSC), poner causales y órganos de arbitraje, instancias donde las mujeres puedan presentar pruebas, testimonios, “que haya órganos de toma de decisiones, que en caso de demostrarse puedan ser causales de expulsión”.

En ese sentido, la colectiva y cooperativa piensa que también se pueda incluir en la LGSC un apartado específico especializado que atienda la problemática, o hasta incluir protocolos de atención o actuación contra la violencia hacia las mujeres.

Otra reflexión hecha desde la Colectiva Añil es incluir el asunto de los cuidados como causante de tensiones que al final generan violencia hacia las mujeres. “Hay cosas que se dan por hecho, se piensa que como asunto universal a las mujeres nos toca la tarea del cuidado”, y eso genera tensiones en los principales espacios de violencia que son la familia y con la pareja, señaló Viloria.

Con esta visión, la colectiva planteó que se deben revisar conceptos en las bases constitutivas “que en otros tiempos eran más amplios y ver si nos siguen siendo útiles o hay que crear otros”, que tienen que ver con la Previsión Social y Seguridad Social, e incluir ahí el tema del cuidado; porque “la cooperativa también se tiene que hacer cargo dónde se quedan los niños mientras hombres y mujeres van a trabajar”.

Otra estrategia para atender esta forma de violencia es la visibilización, pero ante una falta de denuncia directa, la colectiva plantea el acompañamiento, la sensibilización sobre el tema tanto a mujeres como a hombres, así como construir confianza a partir de tener claro a dónde, cómo y cuándo acudir para atender una problemática de estas.

En el contexto del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, que se conmemora cada 25 de noviembre, la colectiva refrenda que en este asunto “el Estado tiene una responsabilidad, la familia tiene una responsabilidad y la cooperativa, como centro de trabajo, tiene una responsabilidad”.

Notas relacionadas:

Violencia de género contra trabajadoras sexuales viene del Estado: Brigada Callejera

Mujeres en el cooperativismo: “cuando se liberan no vuelven al mismo lugar”

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deja un comentario
Por favor ingresa tu nombre