Nueva Central de Trabajadores de México condena golpe de Estado en Bolivia

Sindicalistas y cooperativistas llaman a movilizarse este día en la embajada boliviana en nuestro país.

Redacción La Coperacha
Ciudad de México // 11 de noviembre de 2019

Luego de la dimisión del mandato de Evo Morales en el Estado Plurinacional de Bolivia, producto de una “sugerencia” de policías y militares, en México la Nueva Central de Trabajadores (NCT) condenó “el golpe de estado fascista”.

La multisectorial mexicana responsabilizó “a la derecha continental, sus gobiernos neoliberales” partidos, medios de comunicación y la OEA, “de este crimen contra el pueblo boliviano y su proceso revolucionario”.

Además exigió la restitución de la democracia y el orden constitucional en Bolivia, el cese de la represión desplegada por ejército y policía contra el “pueblo y sus organizaciones democráticas”, y el “respeto a la vida y libertad de todos los dirigentes indígenas, campesinos, obreros, estudiantiles y comunitarios”.

La organización donde participan sindicatos como el Mexicano de Electricistas (SME), el Independiente de Trabajadores de la Universidad Autónoma Metropolitana (SITUAM), las cooperativas Tradoc y Pascual, se sumó al llamado para manifestarse el lunes 11 de noviembre a las 17 horas en la embajada boliviana en México, ubicada en Goethe 104, colonia Verónica Anzúres, CDMX.

El gobierno mexicano emitió su postura en voz del secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, quien señaló que “la postura que México ha definido es de reivindicar, demandar el respeto al orden constitucional y a la democracia en Bolivia”, así como hacer valer el derecho de asilo.

Ebrard informó a través de su cuenta oficial de twitter que “México,de conformidad a su tradición de asilo y no intervención, ha recibido a 20 personalidades del ejecutivo y legislativo de Bolivia en la residencia oficial en La Paz, de así decidirlo ofreceríamos asilo también a Evo Morales”.

El domingo 10 de noviembre Evo Morales anunció su renuncia al cargo de presidente luego de recibir sendas peticiones salida de parte del jefe de las fuerzas armadas, Williams Kaliman, y el de la policía, Vladimir Yuri Calderón.

El líder opositor de derecha, Luis Fernando Camacho, advirtió desde el Palacio de Gobierno: “Aquí ya no mandan los indios sino los cristianos. La Pachamama nunca volverá al Palacio. Bolivia es de Cristo”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deja un comentario
Por favor ingresa tu nombre