Prohíben fracking en Nueva York

Revisiones ambientales y de salud concluyeron que producción de gas shale por fractura hidráulica lleva riesgos inaceptables que no han sido suficientemente estudiados.


Redacción La Coperacha
Ciudad de México // 17 de diciembre de 2014

El gobernador demócrata de Nueva York, Andrew Cuomo, anunció este miércoles que el Estado no va a levantar su prohibición al fracking, argumentando problemas de salud no resueltos y beneficios económicos dudosos relacionados con esta técnica de extracción de gas shale.

Representantes de la industria expresaron su decepción, pero también han restado importancia al potencial de Nueva York como una importante fuente de gas natural.

El comisionado interino de salud Howard Zucker y el comisionado ambiental Joe Martens, ambos por Nueva York, dieron un resumen de los resultados de las revisiones ambientales y de salud los cuales concluyeron que la producción de gas de esquisto utilizando fractura hidráulica lleva riesgos inaceptables que no han sido suficientemente estudiados.

Martens dijo que el Departamento de Conservación Ambiental pondrá una declaración de impacto ambiental final a principios del 2015 y después de esta va a emitir una orden que prohíba el fracking.

Con el uso de la fractura hidráhulica ha habido un auge en la perforación de gas en la Marcellus Shale, una formación de roca subyacente al sur de Nueva York, Pensilvania, Ohio y Virginia Occidental.

La técnica de perforación ha generado decenas de miles de millones de dólares, la reducción en las facturas de energía y las importaciones de combustible. Pero también ha traído preocupaciones y protestas desatadas por la contaminación del aire y el agua, terremotos, devaluación de propiedades, tráfico de camiones pesados y efectos en la salud.

Nueva York ha mantenido una prohibición de la explotación de gas de esquisto desde que se realizó una revisión ambiental en 2008.

Zucker dijo que había identificado “significativos riesgos para la salud pública”, una llamada de advertencia que indica que se requieren estudios a largo plazo antes de mencionar que el fracking puede ser llamado seguro. Lo comparó como al humo de segunda mano, aquel que respiran las personas que no fuman, ya que no se entiende completamente como un riesgo para la salud hasta que se hayan hecho muchos años de estudio científico.

El comisionado interino de Salud dijo que la decisión se redujo a una sola pregunta: ¿Querría vivir en una comunidad que permite fracking?
“Mi respuesta es no”, dijo.

Y añadió que “no podemos darnos el lujo de cometer un error. Los peligros potenciales son demasiado grandes”.

Cuomo se refirió a esta presentación de sus jefes de agencia como “muy objetiva”, pero dijo que está anticipando demandas que se presentarán en los días siguientes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deja un comentario
Por favor ingresa tu nombre