Día del maíz y poco qué celebrar; transgénicos en el 90% de tortillas

Investigadores demandan mayor apoyo a la agricultura campesina para recuperar soberanía alimentaria.

Redacción La Coperacha
Ciudad de México // 29 de septiembre de 2017

Hoy se celebra el Día Nacional del Maíz y en el país se festeja a este grano originario de Mesoamérica con festivales en Colima, Xalapa y Tecamac, incluso en la Ciudad de México el Mercado Alternativo de Tlalpan tendrá mañana un festival en su sede sabatina.

Los festejos del maíz se dan en el contexto de la presentación de una investigación que demuestra que el 90.04% de las tortillas que se consumen en México contienen secuencias de maíz transgénico. Ante estos datos investigadores demandaron más apoyo a la agricultura campesina para recuperar la soberanía alimentaria.

El equipo de científicos donde participan Elena Álvarez-Buylla, Emmanuel González Ortega, Alma Piñeyro Nelson, Elsa Gómez Hernández, Eduardo Monterrubio Vázquez, Marlenne Arleo, José Dávila Velderrain y Claudio Martínez Debat publicaron en la revista Agroecology and Sustainable Food Systems resultados que demuestran una presencia alarmante de transgenes en el alimento básico nacional.

Los científicos muestrearon los alimentos elaborados principalmente con maíz que se encuentran en el supermercado y las tortillas de tortillería. Además las compararon con tortillas hechas por campesinos y con maíz nativo, las cuales también resultaron positivas en transgenes pero con una frecuencia menor y no presentaron glifosato.

El glifosato es la sustancia química con la que se rocían los maíces transgénicos, pues están diseñados para tolerarlo, penetra a la planta y llega al grano. Dicha sustancia ha sido calificada por la Organización Mundial de la Salud como probable cancerígeno.

“No esperábamos estos datos tan impactantes, porque el maíz transgénico no está permitido en México a campo abierto, pues está en proceso una demanda colectiva que lo impide desde 2013”, señaló la investigadora en la publicación.

Las pruebas de “ADN recombinante” se realizaron en laboratorios de la UNAM y la UAM, posteriormente fueron validados por un laboratorio alemán certificado para estos análisis. Los análisis de glifosato fueron hechos en este mismo laboratorio europeo.

La doctora en ecología pidió al gobierno apoyar la agricultura campesina, pues así se tendría un campo fuerte, menor impacto ambiental en la producción de alimentos, comunidades campesinas íntegras que producen y comercializan maíz de alta calidad y precios justos, y los mexicanos tendrían mejor salud.

“Es importante recuperar la soberanía alimentaria. Los mexicanos nos estamos quedando sin opciones en términos de productos de maíz libre de transgénicos”, destacó Álvarez-Buylla.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deja un comentario
Por favor ingresa tu nombre